A continuación os dejamos algunos consejos y dudas más frecuentes acerca de nuestros productos y sobre las políticas de producto en EINSECTOS:

La amplia mayoría de aceites esenciales de plantas o no ofrecen protección frente a los insectos o la duración de la protección es muy corta (cuestión de minutos) por su rápida evaporación, por lo que su uso se vuelve desaconsejable al existir alternativas más eficaces.

Sin embargo, sí existen ciertos aceites esenciales de plantas que tienen una efectividad notoria y, hasta cierto punto, cercana al DEET, entre estos aceites esenciales comerciales para la piel encontramos al aceite de citronela, neem, menta o geraniol.

Hay que tener en cuenta que el hecho de que sean naturales no significa que sean inocuos. Los aceites esenciales de plantas a concentraciones elevadas pueden ser irritantes para la piel y es por ello que se utilizan diluidos, como en nuestra gama de productos EINSECTOS, fabricada con aceites esenciales efectivos en bajas concentraciones.

El DEET, es el ingrediente más habitual de los repelentes de insectos. Se usa aplicándolo sobre la piel o la ropa a la hora de evitar sus picaduras. Los fabricantes de este producto siempre advierten que no se debe aplicar sobre la piel si hay alguna herida. Además, el DEET puede irritar la piel y en algunas personas se han visto reacciones muy exageradas.En personas que han estado expuestas de modo muy prolongado al DEET se ha visto un aumento de casos de insomnio.

Al ser un pesticida es recomendable evitar que llegue a contaminar el agua. No parece que se acumule en la cadena trófica, pero causa cierto grado de toxicidad en peces de agua dulce. Se puede acumular en los cursos de agua de forma significativa. Por ejemplo, en 1991 fueron capaces de detectarlo en el río Mississippi a niveles que iban desde los 5 hasta los 201 nanogramos por litro.

Por todos esos factores EINSECTOS apuesta para NO USAR DEET en ninguno de nuestros productos.

Los BIOCIDAS están destinados a destruir, contrarrestar, neutralizar, impedir la acción o ejercer un control de otro tipo sobre cualquier organismo considerado nocivo para el hombre. Las sustancias biocidas por lo general actúan a nivel de la membrana celular del microorganismo, penetrándola y destruyendo los sistemas que permiten vivir al microorganismo. El biocida provoca la lisis de la pared proteíca o lipo proteíca del organismo y penetra en su interior interrumpiendo las reacciones bioquímicas que sustentan la vida en el organismo.

Los biocidas químicos pueden provocar diferentes efectos adversos sobre la salud de las personas, animales y/o el medio ambiente, ya que están diseñados para matar a los seres vivos (venenos de la vida). Además, los biocidas cada vez se diseñan para que sean más potentes y resistentes, lo que conlleva un problema de toxicidad para los seres vivos y de persistencia en el medio. Existen además biocidas muy peligrosos, como cancerígenos, disruptores endocrinos y tóxicos para el medio ambiente.

Es por ello que EINSECTOS dice NO al uso de BIOCIDAS en la gama de productos.